Senda de Gariñas

Senda sencilla recomendada para primavera y otoño, de interés paisajístico y natural, a unos 600 metros de Buitrago, aproximadamente, y con muy buena accesibilidad. Fácil acceso aunque la vía no está señalizada.

Se parte desde el pueblo desde el Paseo del Río Lozoya, tomando el camino de Mangirón. Se pasa por la urbanización conocida como El Pinar y se encuentra sin dificultad una calleja que será el comienzo de la senda. Se sigue el camino que en cierto punto transcurrirá paralelo a la carretera de Mangirón. Se abandona este camino cuando se encuentra a la derecha una puerta metálica que comunica dicha carretera con el camino forestal. Entonces se toma el sendero que sale a la izquierda, bajando hacia el embalse de Puentes Viejas y se introduce en el bosque de Gariñas. Este sendero recorre el camino periférico cerca de la orilla del embalse.

El recorrido se puede alargar según el deseo del senderista, siempre teniendo en cuenta que se debe regresar por el mismo camino por el que llegamos. Existen otros caminos alternativos, pero se recomienda y marca este recorrido por su interés paisajístico y el buen estado del terreno.

Es posible encontrar algún corzo o reconocer las huellas de algún jabalí en las orillas del embalse. También se encuentran ardillas. Se puede observar a lo largo del recorrido aves rapaces de bosque como gavilanes, milanos, águilas culebreras y otros pequeños pájaros de menor tamaño como carboneros, herrerillos y pinzones. En el embalse se pueden ver somormujos, garzas, cormoranes y patos. El entorno mantiene los vestigios de la flora autóctona y está formado por pinos resineros, robles melojos, encinas carrascas, fresnos y arces de MontPellier. También crecen pequeños arbustos (sotobosque) como los espinos albares, endrinos y escaramujos.

 Fuente: guía turística de Buitrago de Lozoya - 2010

Ruta Espadaña de la Trinidad - Lozoya

Una ruta fácil, apta para todos los públicos, para andar un poco por nuestros pueblos. 

mapa

Para dar un paseo -  Ruta desde Lozoya, pasando por Villavieja de Lozoya

Espadaña de la Trinidad

La ruta comienza al Norte del municipio en el Puente del Arrabal, conocido popularmente como el Puente Viejo. Construido entre los siglos XIV y XV este paso se convertiría en uno de los nudos de comunicación más importantes de la comarca. Por él pasa el trazado de la Cañada Real Segoviana, y era paso obligado para acceder al lavadero de lanas, también comunica el Arrabal llamado Andarrío con la Villa. Desde el puente, se puede observar la evolución histórica del paso, a través de los trazados de la Nacional I, en los que el Puente Viejo ha dado pasoa modernas construcciones con enormes vanos sobre el Río Lozoya.

Cruzando el Andarrío, se toma la carretera que conduce a Villavieja, inmediatamente, y antes de llegar al puente sobre la autovía, la ruta se desvía a la izquierda para nuevamente coger una cañada. Esta cañada cruza la gran carretera por unos pasos subterráneos para el ganado, por dónde se prosigue. En determinadas estaciones, este paso puede verse afectado por caudales de agua que dificultan este acceso, en ese caso, se sigue la carretera de Villavieja hasta cruzar la autovía del Norte, e inmediatamente se gira a la izquierda para, con un pequeño rodeo, poder retomar de nuevo la cañada.

El camino transcurre en su fase inicial encajado entre muros de piedra que marcan el perímetro de fincas particulares hasta llegar a un abrevadero dónde se bifurca, tomando en este punto la opción de la izquierda. Tras una suave bajada, se cruza un pequeño arroyo no excesivamente caudaloso, hasta llegar al Arroyo de los Robles. Al noroeste del pueblo, cerca ya del límite con Villavieja, fue construido en 1.579 el Puente de Calicanto por el Concejo de Buitrago, para facilitar el paso por este vado hacia Valladolid, Segovia y Pedraza, camino que conduce también a la ermita de la Santísima Trinidad, de la que actualmente sólo se conserva la Espadaña. Cruzando el puente y subiendo por una pendiente se puede contemplar desde la valla de piedra los restos de la antigua iglesia, que se encuentran en una finca particular.

vista de la espadaña - foto perikkoSe vuelve sobre los pasos andados cruzando de nuevo por el puente, cuyo material de
construcción le dio nombre, hasta encontrarse de nuevo con el arroyo. En este punto se tiene la opción de continuar el proceso de ida, o alargar la ruta, tomando el camino que se abre a la izquierda. Si hemos elegido la segunda, se continúa por otra vía pecuaria dejando la Espadaña de la Trinidad a un lado, y contemplando al fondo el imponente muro de la presa de Ríosequillo. Rodeados de tierra de pastos, el ganado vacuno comparte territorio con abundantes cigüeñas, que han elegido los fresnos para anidar, y que aumentan el censo temporada tras temporada. Se continúa la vía pecuaria hasta llegar a unas instalaciones ganaderas particulares, rodeándolas, se retoma lcarretera de Villavieja, que se desciende para cerrar la ruta, se pasa junto a unas ruinas que bien pudieron ser del lavadero de lanas del Señorío de los Mendoza.

 

Fuente: guía turística de Buitrago de Lozoya - 2010